Archivo de la etiqueta: Control

Trampa de luz CÀDEC

Las  trampas de luz son las herramientas más utilizadas para determinar la diversidad de Lepidópteros nocturnos. Uno de los modelos más utilizados son las trampas Rothamsted y Heath.

Hemos considerado los resultados obtenidos por Infusino et al. (2017)  y hemos adaptado el diseño según las indicaciones del Dr. Joaquim Baixeras (ICBiBE Research Lab: Entomología y control de plagas, Universitat de València).

La trampa está dotada con una tira de 60 LEDs de luz Ultravioleta con longitud de onda 395-405 nm, que se muestra como la más adecuada para la captura de lepidópteros nocturnos. Este tipo de luces son más eficientes en la relación coste por captura (White et al., 2016).

Además cuenta con una batería recargable de 9800 mAh, lo que le da una autonomía de 24 h.

Trampa de luz CÀDEC, desmontada
Trampa de luz CÀDEC montada y con la luz encendida

Estas trampas se van a utilizar en un estudio sobre los insectos plaga del cultivo de la chufa dentro del proyecto “Refuerzo de las poblaciones de murciélagos en el término municipal de València: aplicaciones al control biológico de las plagas del arrozal y chufa”, que desarrollan las entidades Acció Ecologista-Agró y Roncadell para el Ayuntamiento de València. Este estudio cuenta con el apoyo del Instituto Agroforestal Mediterráneo (Universitat Politècnica de València) y del Instituto Cavanilles de Biodiversidad y Biología Evolutiva (Universitat de València).

Si estás interesado en adquirir una de estas trampas, ponte en contacto con nosotros en cadecambiental@gmail.com.

ESPECIFICACIONES TRAMPA:

Dimensiones: Cerrada: 40×33 cm

3 Pantallas poliestireno transparente 2,5 mm

Orificio de drenaje

ESPECIFICACIONES LEDs

60 LEDs Ultravioleta. Tira impermeable (grado de protección IP65)

Longitud de onda: 395-405 nm

Potencia: 0,08 W/LED; Potencia total: 4,8 W

Voltios de entrada: 12V DC

Vida útil 50.000 horas

Ángulo de haz: 120°

Temperatura de trabajo: -20 ° a 50 °

ESPECIFICACIONES BATERÍA

Tamaño: 127x65x23mm

Capacidad: 9800mAh.

Tipo de batería: Li-on recargable (cargador incluido)

Input: 12.6V

Output: 10.8~12.6 DC

Corriente de salida: 1-2A

Ciclos de carga: >500 cargas

Control de galápagos exóticos

Las aguas ibéricas acogen dos especies autóctonas de tortugas de agua o galápagos, el galápago europeo (Emys orbicularis) y el galápago leproso (Mauremys leprosa). En las últimas décadas se ha detectado la aparición en los humedales y ríos de una serie de especies alóctonas de tortuga. El origen de estas poblaciones está mayoritariamente en la liberación voluntaria de tortugas domésticas en los ríos y zonas húmedas. Las tortugas domésticas exóticas jóvenes son muy populares como animales de compañía, pero al llegar a la edad adulta adquieren un tamaño considerable que a menudo se asocia a una creciente agresividad, lo que fuerza a los dueños a la errónea decisión de liberarlas.

Las tortugas exóticas liberadas en las aguas continentales se han aclimatado excepcionalmente y se preproducen a un ritmo muy rápido. La creciente población de especies exóticas está poniendo en peligro a las tortugas autóctonas, especialmente al galápago europeo. Las tortugas exóticas compiten por los diferentes recursos y pueden llegar a desplazar a las especies autóctonas.

La situación en los htortugaumedales valencianos es especialmente grave. Las poblaciones de tortugas exóticas, sobretodo la tortuga de mejillas rojas (Trachemys scripta elegans) son alarmantemente altas. Por ello, la Conselleria de Infraestructuras, Teritorio y Medio Ambiente ha llevado a cabo un programa de control de las poblaciones de galápagos exóticos, cofinanciado con fondos LIFE+ Biodiversidad.

Càdec ha participado en este proyecto, participando en la captura de galápagos exóticos, seguimiento de las poblaciones de galápagos autóctonos y en la gestión de la información obtenida.

PERIODO: 2013

Cliente: Conselleria de Infraestructuras, Territorio y Medio Ambiente

Molestias por cotorras urbanas

La cotorrita verdigris (Myiopsitta monachus) también conocida como cotorra monje o argentina es una especie de psitácido (loros, cotorras y periquitos) de reciente aparición en Europa. Sus poblaciones europeas tienen origen en escapes accidentales o liberaciones de ejemplares domésticos. Esta especie se ha adaptado perBy Szilas (Own work) [Public domain], via Wikimedia Commonsfectamente a los ambientes urbanos, donde encuentra alimento y carece de depredadores. Actualmente existen poblaciones reproductoras estables en numerosas ciudades españolas y su área metropolitana, como Barcelona, Madrid, Valencia o Sevilla.

A pesar de ser una graciosa especie de bellos colores, su presencia en nuestras ciudades tiende a la larga a originar problemas con los ciudadanos. Su carácter ruidoso genera molestias para los vecinos que tienen colonias cerca de sus casas. Causan daños en los árboles de los jardines públicos, cables de alumbrado y edificios. El riesgo de desprendimiento de sus colonias (de hasta 150 kilos) supone un peligro para la seguridad pública. Son potencialmente portadoras de enfermedades y parásitos. Por último pueden llegar a arruinar cosechas de productos agrícolas.

Otra especie de cotorra perfectamente asentada en nuestras ciudades es la cotorra de Kramer (Psittacula krameri). Sus poblaciones no han experimentado un crecimiento tan grande como el de la especie precedente, probablemente debido a que requiere de huecos en árboles para nidificar, que son más escasos que los lugares donde la cotorrita verdigris nidifica (entre las ramas de los árboles). Los problemas potenciales son en todo caso similares para las dos especies.

La solución a estos problemas no es sencilla. La exterminación directa de ejemplares es éticamente conflictiva y podría dar lugar a protestas ciudadanas. Además, técnicamente es complicada, ya que son animales voladores, inteligentes y conocedores de las costumbres humanas. Por tanto, son necesarias soluciones basadas en criterios científicos. La capacidad de crecimiento de las poblaciones animales está limitada por los recursos disponibles y sus depredadores. Dado que las cotorras urbanas no tienen prácticamente depredadores, el control de sus poblaciones debería basarse en la restricción de sus recursos. Los recursos que generalmente limitan las poblaciones de aves son el alimento y los lugares de reproducción. Desde Càdec proponemos soluciones en esta línea a los organismos públicos afectados por estos problemas. Ofrecemos soluciones específicas basadas en la reducción del tamaño poblacional mediante el control de los recursos, a través de un estudio pormenorizado.

Molestias por fauna urbana

Las ciudades y pueblos son medios hostiles para la mayoría de animales. Sin embargo, algunas especies han conseguido habitarlos y sacar provecho de la disponibilidad de alimento y falta de depredadores que aquí existen. Un buen número de las especies que se han asentado en los medios urbanos generan molestias o pérdidas económicas de diverso grado a los ciudadanos. Las especies que suponen mayores problemas (ratas, ratones, cucarachas, palomas) son objeto de control desde hace mucho tiempo, existiendo empresas especializadas en su eliminación.

Sin embargo, existen algunas especies animales menos conocidas cuyas molestias pueden ser localmente elevadas, pero cuyo tratamiento excede a menudo el conocimiento de las empresas convencionales de tratamiento de plagas. Asimismo se trata de mamíferos y aves cuya eliminación por métodos cruentos es generalmente impopular y éticamente discutible.

Avión común, licencia Creative Commons
Muchas especies que causan problemas están protegidas por ley, con lo que no es posible la eliminación directa. Este es el caso de los murciélagos, golondrinas y aviones. En estos casos, se deben emplear estrategias para su control basadas en el conocimiento de su biología y que no supongan daños para los animales y por tanto el incumplimiento de las leyes que los protegen.

Otras especies molestas son de reciente aparición en nuestros pueblos y ciudades, y los métodos para su regulación son aún desconocidos por la mayoría de empresas de control animal convencionales. Este es el caso, por ejemplo, de las aves exóticas que desde hace unas décadas nidifican en los parques y jardines de muchos entornos urbanos. Destacan entre estas las cotorras verdigrís y de Kramer, de las que se prevé una problemática creciente a medida que se expanden y crecen sus poblaciones.

Por último, las aves que utilizan los ambientes urbanos como dormideros (estorninos, lavanderas, gaviotas) suelen formar grandes agrupaciones en espacios pequeños, lo que concentra en dichos lugares grandes molestias (excrementos, ruido, potencial transmisión de enfermedades).

Càdec ofrece a sus clientes la posibilidad de actuar sobre estas especies molestas con soluciones novedosas y efectivas, poco cruentas y dentro de la legalidad vigente. Ofrecemos asesoramiento a organismos de la administración y soluciones prácticas a particulares. Nuestras soluciones están basadas en el extenso conocimiento que disponemos de la biología de los animales salvajes, siendo el objetivo el abandono natural y permanente de los lugares donde causan molestias.

Molestias por murciélagos urbanos

Las ciudades y pueblos de nuestro territorio son habitadas por varias especies de murciélagos. Las más comunes son el murciélago de Cabrera (Pipistrellus pygmaeus), el enano (Pipistrellus pipistrellus), los hortelanos (Eptesicus serotinus e isabellinus) y el rabudo (Tadarida teniotis).

Tadarida
Murciélago Rabudo (Tadarida teniotis)

Estos habitantes de nuestro entorno urbano suelen pasar generalmente desapercibidos. Sin embargo, hay veces que pueden llegar a causar molestias a ciertas personas. Algunas colonias a menudo se instalan en oquedades de los edificios. Para los propietarios de las viviendas suponen molestias por ruidos, olores y posibilidad de transmisión de parásitos y/o enfermedades.

La eliminación de estas molestias no puede llevarse a cabo por métodos tradicionales de exterminación por varios motivos. El más importante es que se trata de especies protegidas por ley. Todas las especies de murciélagos se hallan protegidas por la Ley 42/2007, de 13 de diciembre, del Patrimonio Natural y la Biodiversidad, al estar incluidas o en el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial o en el Catálogo Español de Especies Amenazadas.

A menudo, las empresas convencionales de control animal proponen como solución el sellado de los orificios de entrada a los refugios. Esto supone la muerte de los animales (lo cual es ilegal) e implica un riesgo desde el punto de vista de la salud pública ya que decenas de animales en descomposición permanecerán en algún orificio del edificio (falso techo, cámaras de aire en fachadas).

El método de Càdec, basado en el conociento de la biología de cada especie, permite eliminar las molestias sin infringir las leyes y sin riesgos para la salud, forzando a la colonia a realojarse.

Control y seguimiento de especies alóctonas invasoras en el Marjal de Gandia (Valencia)

Las especies invasoras constituyen actualmente una de las principales causas de pérdida de biodiversidad después de la destrucción de los hábitats.  Su proliferación puede tener efectos negativos sobre la economía de una determinada área geográfica, sobre la salud de sus habitanteLudwigia grandiflora by Olivier Pichard. Licencia Creative Commons.s, y sobre la biodiversidad local. En la Comunidad Valenciana son varias las especies invasoras que se han detectado en los últimos tiempos, algunas de ellas muy perjudiciales para los habitantes nativos (tortuga de florida, mejillón cebra, chumbera…). Entre ellas, encontramos plantas acuáticas como Ludwigia grandiflora una bella planta de origen sudamericano que en nuestros ríos y marjales puede llegar a ser francamente peligrosa, al establecer poblaciones densas monoespecíficas que cubren toda la lámina de agua y alteran las condiciones del agua. La presencia de esta planta acelera la colmatación y altera los ciclos de nutrientes y las redes alimentarias reduciendo por tanto la biodiversidad nativa.  Asimismo colapsa los lechos de los ríos, las acequias y los cultivos de inundación (arroz),  lo que puede suponer graves pérdidas económicas.

Aspecto de las masas de Ludwigia tratadas con glifosato antes del tratamiento (a) y 28 días después de este (b).

Las poblaciones de L. grandiflora del marjal de Gandia suponen un gran problema para la conservación y recuperación de este entorno natural. Càdec ha participado en el seguimiento técnico de diversos programas de erradicación de especies acuáticas alóctonas en el Marjal de Gandia, dentro de las actuaciones encaminadas a la regeneración ambiental del mismo. Además de la mencionada L. grandiflora, se actuó sobre otras especies invasivas (Ricinus communis, Alocasia macrorhiza, Canna indica y Cortaderia selloana). En todos los casos en los que se realizaron tratamientos para exterminar la planta. Càdec realizó un exhaustivo seguimiento del estado previo y posterior de los medios acuáticos para comprobar que los tratamientos no supunían una alteración mayor a los ecosistemas. Se analizaron parámetros físico-químicos y bióticos.

Periodo: 2009-2011

Cliente: TRAGSA